Se busca avanzado

0

Francia, Qatar, Polonia, España, Dinamarca, Croacia, Alemania y Eslovenia estas son las ochos selecciones nacionales que comandan el ranking del pasado Mundial de Qatar. El balonmano tiene fuertes raíces en Europa, cuna de su nacimiento, pero al margen de este dato y analizando a los ocho primeros clasificados del campeonato del Mundo, vemos que ninguno de los mencionados conjuntos defiende en 5:1.

Podríamos hablar de la profundidad del 6:0 de cada uno, pero bajo nuestro punto de vista aparecen otras cuestiones: ¿Por qué apuestan mayoritariamente por defender en este sistema? ¿Es fruto de la falta de tiempo de preparación? ¿Garantiza resultados? o ¿Puede ser que no existan buenos especialistas para esta tarea defensiva?

Quizás es fruto del calendario apretado, el cual no permita a los entrenadores preparar otros sistemas alternativos, que puedan implicar mayor tiempo de entrenamiento para su ajuste y con ello dedicar menos a la preparación a otros aspectos del juego.

Puede ser por ese motivo o por otro, deberse a la formación de nuevos talentos en las canteras y a partir de ese punto de vista vamos a partir, desde nuestra base. Nos debemos preguntar cuál es nuestro objetivo ¿formación o resultados? Muchos os habéis enfrentado a equipos en categoría de base (alevín e infantil) donde hay equipos que tienen cierta tendencia a bajar a la línea de seis metros a la mínima posibilidad ¿es esto fruto del azar o del entrenamiento diario?

La interpretación que podemos sacar de este tipo de situaciones es clara, los equipos con deficiencias en la formación de sus jugadores en la técnica defensiva individual, sufren menos al reducir los espacios entre defensor y defensor “vosotros juntos y arropados en defensa” una frase que hemos utilizado muchos de los que entrenamos. Pero la realidad es que el jugador que aprende a defender en espacios amplios, suele adaptarse fácilmente a defender en espacio más reducidos y es más difícil hacerlo a la inversa. Para argumentar nuestra visión, ponemos de ejemplo a Thiagus Petrus, jugador de la selección brasileña y del equipo español Naturhouse La Rioja. Combina perfectamente el trabajo de 5:1 en su selección con el de defensa central de su equipo, su rica formación en espacios amplios le permite dominar el robo de balón (12 robos en 6 partidos en Qatar) y la anticipación defensiva para provocar faltas en ataque. Recordemos que su mentor en Brasil es Jordi Rivera un español afincado en Sudamérica con el objetivo de desarrollar el balonmano en el país carioca.

Con ellos no queremos hacer defensa a ultranza del 5:1, 3:2:1 o 4:2, sino recordar la importancia de trabajar esas defensas en base, al margen de los resultados. El dominio de los espacios defensivos nos darán mejores jugadores en el futuro. Cada cosa a su debido tiempo y los resultados no se obtienen de la noche de a la mañana.

Un gran defensor de élite, se habrá formado en su periodo de formación con cuatro premisas básicas: Trabajo, Esfuerzo, Ensayo y Error.

Vemos oportuno recordar a esos grandes avanzados como Richardson, O`callaghan, David Davis, García Parrondo, Källman, Koksharov

Muchos de los avanzados anteriormente mencionados tienen en común una cosa o mejor dicho un jugador, Didier Dinart. Un defensa central que dominaba el 1×1 en todos los espacios, era buen defensor hacia atrás y capaz de salir victorioso de situaciones de 2×1. Por todo ello, es considerado como uno de los mejores defensores de la historia. Por lo tanto, tan importante es un buen avanzado como el defensa central que cubre sus espaldas. Una sinergia sin la cual el 5:1 no sería eficaz.

didier-dinart-continuera-a-jouer-avec-le

Compartir

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies