La fe gana partidos

0

Cada vez estoy más convencido de que la fe gana partidos. Siempre intentamos transmitir a nuestros jóvenes jugadores la necesidad de una buena táctica y una correcta técnica, pero cuanto más balonmano veo, comprendo que hay algo más que es tan importante como el propio balón. El convencimiento de nuestros jugadores hacia su entrenador y hacia su propia capacidad es algo que no podemos olvidar. El ejemplo que en el mundial nos ha dado Argentina frente Dinamarca es sólo uno de los muchos que a lo largo de tantos años hemos visto en el mundo del balonmano. La final del Campeonato del Mundo en España, fue otra muestra de lo que el carácter y el convencimiento en uno mismo y en el equipo, puede hacer por decantar un partido a priori desnivelado.

Ahí me surge la duda de cómo transmitir a nuestros chicos la importancia de cada ataque, de cada defensa, de cada minuto jugado, siempre digo que los puntos están ahí al alcance de nuestra mano y que será el equipo qué apriete más los dientes por conseguirlo en cada jugada, el que al final se los lleve a casa.

Entrenamiento técnico, entrenamiento táctico y por supuesto entrenamiento psicológico, el jugador debe ser integral. Cuando alguno flojea en estos tres objetivos, podemos determinar que su entrenamiento no ha finalizado.

Aprender de cada partido y de cada situación nos hará crecer. Dinamarca tiene un gran conjunto en categoría senior, subcampeones del mundo y sus selecciones de categorías de base son espectaculares, con un físico imponente y una grandísima técnica individual, pero hay aspectos en los que recae una y otra vez y que hace que, aún siendo unos de los mejores no les permiten superar a sus rivales en situaciones de máxima exigencia psicológica, momentos que lideran por calidad técnica pero en los que fallan por otro aspecto en los que España en la última final mundial y Argentina en el presente les ha superado.

Entrenemos a nuestros jugadores con esa totalidad en mente, cuerpo, cabeza y espíritu en partes iguales, ayer tuvimos un ejemplo más de que la fe en el equipo, en uno mismo y por supuesto en el entrenador, gana partidos, (o al menos los empata).

Compartir

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies