Kielce reina en Europa por corazón

0

Cada vez estoy más convencido, el balonmano alcanza una nueva dimensión cuando se juega con la energía que da el corazón. Ayer en la final de la Champions League entre Veszprem y Kielce quedó de nuevo patente que ante igualdad de preparación, física y táctica, triunfan los equipos que son capaces de elevar el juego a un nivel que sólo se consigue aprovechando y alargando las rachas que te dan las buenas o malas sensaciones del rival.

14645502016957

El partido se dirimió por lanzamientos de 7 metros, pero llegados a ese punto, dónde cualquiera de los dos equipos lanzaba prácticamente una moneda al aire para alzarse con el trofeo, el equipo liderado por Talant Dujshebaev desde el banquillo había demostrado que en la adversidad, el corazón empuja casi tanto como cualquier entrenamiento. La remontada de la segunda parte fue antológica y pasará a los anales de la historia de nuestro deporte, una final digna de la mejor competición de clubes del mundo. Está claro que no podía ser de otra manera, debía decidirse en los lanzamientos de 7 metros y con un jugador que aunque no es considerado un especialista, sí que es capaz de asumir cualquier tipo de responsabilidad por grande que sea. El destino quiso que Julen Aginagalde le diera al Kielce su primera Champions con este lanzamiento:

Enhorabuena al Kielce y por supuesto que enhorabuena a Talant y Julen, una pareja que “donde va… triunfa”

Compartir

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies