El portero de balonmano, por Jorge Martínez

0

Hasta el año pasado jugador en activo en el Naturhouse de La Rioja, internacional absoluto, futuro entrenador y ante todo portero. Jorge Martínez nos da su personal visión de lo que significa el ser portero de balonmano y el trabajo que se realiza con ellos en edades de base, ¿es suficiente lo que enseñamos o el tiempo que dedicamos con nuestros pequeños cancerberos? Jorge nos contesta desde Estados Unidos, reproducimos íntegro su artículo agradeciendo enormemente su colaboración con El patio del balonmano.

Se dice que el portero en balonmano es el jugador más importante dentro de un equipo, pero… ¿todos los que están de acuerdo con esta afirmación actúan consecuentemente a esta creencia?

Empecemos esta reflexión desde las categorías de base. Muchos entrenadores, en cuanto ven que un niño tiene unas condiciones físicas por encima de lo que se considera normal a esas edades deciden, casi unilateralmente, que ese niño/a sea primera línea. Si no es muy alto, pero sí ágil y rápido, será extremo o central, si es espigado seguramente lo pondrá de lateral, especialmente si es zurdo, por supuesto, y si es fuerte probablemente acabe en el puesto de pivote. Lo habitual es que acabe de portero el niño al que no acabe de encontrarle ubicación cuando lo normal debería ser justo lo contrario. Aprovechar al jugador con mejores condiciones físicas, siempre que él quiera, para formarlo como portero.

Una vez hecha la “selección natural” nos encontramos con otro problema. A pesar de que la posición de portero es muy importante, la mayor obsesión de los entrenadores suele ser la de formar táctica y técnicamente a los jugadores de campo y aprender todo lo posible sobre juego colectivo. Para ello, su capacidad de trabajo es incuestionable, viendo videos de otros equipos que les puedan aportar cosas nuevas, preguntando a otros entrenadores e intentando generar, por supuesto, su propia idea de juego con largos momentos de reflexión individual. Y yo me pregunto, ¿por qué no aprovechan esas tremendas ganas por aprender en conocer mejor la que, según la mayoría, es la posición clave en nuestro deporte?

1391638890_extras_portadilla_1

Eso sí, en lo que se es consecuente es a la hora de diseñar entrenamientos. Pero consecuente con sus propios conocimientos. No suele ser habitual dedicar en las sesiones parte de las mismas a trabajar individualmente con los porteros, precisamente porque falta formación. Es verdad que en casi todas las prácticas hay las típicas rondas de calentamiento y lanzamientos desde los puestos pero, ¿realmente les estamos enseñando a parar? Algunos niños son capaces de conocer la técnica por sí solos viendo partidos de jugadores profesionales por tv pero no es lo más habitual, especialmente ahora que apenas se retransmiten partidos en abierto. Además, aunque alguno pueda aprender una buena técnica de manera autodidacta, no nos podemos olvidar de la táctica o colocación previa al lanzamiento…algo mucho más sutil como para que un chaval sea capaz de percibirlo a través de la pantalla. Y no querría olvidarme de los aspectos psicológicos…ahí sí que estamos perdidos. Este apartado daría mucho que hablar, pero no me gustaría que la gente pensara que las necesidades de un jugador de campo son las mismas que las de un portero. Solo un dato para la reflexión. Cuando tu equipo está atacando ¿sabéis cuántas cosas le pueden pasar por la cabeza al portero en ese momento de participación menos activa?

Este problema, aunque cada vez menos, también alcanza al balonmano profesional. Los entrenos suelen destinarse a trabajar físicamente el nivel general del grupo, o a preparar el partido de turno tácticamente o a mejorar la técnica individual y toma de decisión de los jugadores de campo, cuando lo lógico sería dedicar cada día, una parte del mismo, a trabajar individualmente con tus porteros. Se piensa que esto te quita tiempo para trabajar otras cosas…pero digo yo…¿no será más importante tener a tu portero en las mejores condiciones posibles para el fin de semana, aún a costa de no tener tiempo a preparar una o dos acciones tácticas del partido? Eso sí, como no pare el problema es “que no tenemos portería”…

Para paliar esta falta de formación o “tiempo” lo que se está empezando a ver con bastante asiduidad es que los clubes contratan a entrenadores de porteros que puedan dedicarles toda su atención, pero es cierto que, en época de vacas flacas no todos los equipos tienen los recursos económicos necesarios como para permitirse el lujo de tener un profesional más. Por todo lo dicho y mucho más que me guardo, animo a todos los entrenadores tanto de base como profesionales a que dediquen parte de su tiempo a conocer mejor la profesión del portero de balonmano…Creo que está más que justificado.

Compartir

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies