Categoría infantil ¿ defensa abierta o cerrada ?

0

Jose Fernando Blanco, responsable de los equipos infantiles masculinos del CAB. Concepción de Madrid, nos presenta en este artículo su idea sobre las disposiciones defensivas en categoría infantil basándose en su amplia experiencia como entrenador nacional. Esperamos que os sirva de ayuda en vuestro trabajo con equipos de base. Agradecemos enormemente su colaboración y reproducimos íntegro el documento.
Nuestros amigos del PATIO DEL BALONMANO nos han pedido alguna aportación técnica sobre los equipos de base.
En primer lugar agradecer la invitación, valorando el enorme compromiso que a ello nos obliga, pues no dejamos der ser un club de barrio que está muy lejos de los grandes gurús de este deporte. Pero como siempre hemos hecho, nos lanzamos a la piscina con el reto y la mejor de las voluntades.
Hemos elegido un tema que seguramente siempre está como primer escollo cuando cogemos un equipo infantil, ¿cómo defendemos? ¿abierto o cerrado?
No vamos a dar lecciones a nadie, pues no estamos capacitados para ello, pero vamos a contar la reflexión que hacemos ante dicho dilema cuando se nos presenta.
Primeramente respetar las líneas de trabajo de todos los equipos de base de cualquier club, aunque no las compartiéramos.
Lo tenemos claro, siempre elegiremos defensas abiertas o mejor dicho, disposiciones defensivas abiertas, pues todos los sistemas defensivos en algún momento pueden ser muy abiertos, muy cerrados o con estructuras compartidas.
Entendemos que las defensas cerradas en una etapa tan importante como la infantil perjudica seriamente en los siguientes aspectos:
• Crea dudas en la formación individual defensiva.
• Disminuye la capacidad de aprendizaje de la “anticipación defensiva”, de la iniciativa y de la necesaria futura intensidad.
• Favorece el éxito defensivo ante la pobreza del ataque de la etapa infantil, particularmente ante la falta de lanzamiento exterior.
• Con simples desplazamientos y ocupación del espacio, el rendimiento defensivo puede ser muy alto.
• Destruye muchos parámetros del juego ofensivo rival y por tanto también su tan necesaria formación.
También es cierto que tiene sus ventajas:
• Poder conseguir buenos resultados deportivos, que permite competir al máximo.
• Buena economía de esfuerzos que permite mayores reservas para un posterior ataque.
¿Siempre elegimos el mismo tipo de defensa abierta?
Es evidente que si somos fieles a nuestra filosofía, no debe ser así y dependerá de un profundo análisis previo:
• Cantidad de jugadores que disponemos.
• Nivel de formación.
• Antropometría.
• Capacidades condicionales.
• Capacitación de los entrenadores.
• Tipo de competición a disputar.
• Tiempo de entrenamiento disponible.
• Pista disponible (1/2 – entera…).
• Exigencia del balonmano en el futuro para nuestros jugadores.
A partir de ahí tomamos decisiones:
• Diseñar una disposición defensiva sobre unos espacios adaptados a las posibilidades de los jugadores.
• Crear unos contenidos tácticos defensivos acordes a los espacios y las posibilidades de los jugadores.
• Espacios adaptados que permitan responsabilidades individuales y compartidas.
• Disposiciones que permitan recuperar el balón y contraatacar, además de una transición ordenada al juego ofensivo posicional.
• Espacios que permitan rotar a todos los jugadores por los diversos puestos específicos defensivos y permita su enriquecimiento ante las diversas situaciones que deberá solventar.
• Diseñar un trabajo individual y colectivo que permita responsabilizar a todo el equipo de cualquier acción defensiva.
• Entrenar defensivamente.
Qué disposiciones defensivas elegiremos finalmente:
• Defender de manera individual a todo el campo no tiene ningún sentido formativo cuando se realiza sobre marcajes individuales y sin ayudas, pues el desgaste físico sería tan enorme que únicamente podríamos utilizarlo de manera puntual.
• Intentar no admitir el punto anterior, sería reconvertir dicha defensa en una disposición basada en la pérdida rápida de la presión para convertirla en una defensa de espacios y de líneas de pase, donde las ayudas tendrían que ser imprescindibles y donde el desgaste físico de algunos jugadores podría llevar a una pérdida total del control defensivo.
• Debemos elegir disposiciones y espacios que permitan dosificar los esfuerzos en función de la plantilla disponible.
• Tras la reflexión, solemos adoptar:
o Sistema defensivo 3:3 con las variables de profundidad y densidad que nos permite combinar las distancias de las líneas defensivas y entre ellas.
o Disposición defensiva 1:5, con un defensor en 6m y 5 sobre 9m.
o Sistema defensivo 5:1, particularmente con un avanzado flotante con variables de profundidad y 5 jugadores en línea de tiro.
o Sistema defensivo 4:2 zonal, con 2 avanzados flotantes a la zona de balón.
o Defensa individual en ½ campo o en 1/3 de campo.
o Defensa 5:0 ó 4:1 para situaciones de inferioridad defensiva.

399070_3410332071416_1486491961_n
Por tanto, temporada tras temporada, nos encontraremos con equipos infantiles de nuestro club que defenderán abierto, pero con connotaciones diferentes en función de la combinación de las múltiples variables que os hemos presentado. El concepto “escuela” o “estilo” lo tenemos muy presente y se sabe que la CONCE defenderá abierto, pero siempre adaptado a lo que disponemos, pues no somos un club que podemos elegir jugadores, debemos de contar con todos los disponibles, que por desgracia cada vez son menos.
Y para muestra, la presente temporada, donde los dos equipos infantiles tienen disposiciones defensivas diferentes.
Equipo infantil masculino de segundo año:
Compite en 1ª infantil de Madrid (grupo único de 12 equipos, descienden los 3 últimos).
Objetivos deportivos, evitar el descenso.
Número de jugadores 7 exclusivamente (1 portero y 6 jugadores de campo).
Antropometría mixta, 3 jugadores excelente y 4 jugadores media.
Apoyo de 2 jugadores del equipo B.
Nivel formativo, medio.
Tres días de entrenamiento a la semana con 70’ por sesión en pista entera.
Sesiones compartidas entre los dos equipos infantiles (A-B).
Disposiciones defensivas elegidas:
Sistema primario, defensa 3:3 muy densa entre líneas con muchas ayudas entre ambas líneas. Primera línea defensiva en 6-7 metros y segunda línea defensiva en 9 metros.
La máxima del trabajo es, nunca ser superado 1×1.
Cambios de oponente en misma línea y deslizamientos en diferente línea.
Recuperar el balón y asegurarlo antes que contraatacar.
Economizar esfuerzos al máximo para llegar en las mejores condiciones posibles al final de los partidos.
Los pocos jugadores disponibles deben de tener capacidad para defender en cualquier puesto específico.
Defensa alternativa, 5:1 clásico. Avanzado flotante en 9m y primera línea defensiva en línea de tiro.
Defensa en inferioridad, 5:0 en basculación.
Equipo infantil masculino de primer año:
Compite en 2ª infantil de Madrid (grupo único de 12 equipos, descienden los 3 últimos).
Objetivos deportivos, no hay. Exclusivamente formativos.
Nivel formativo, bajo.
Número de jugadores 11 exclusivamente (2 porteros y 9 jugadores de campo).
Apoyo de 3 jugadores alevines de segundo año.
Mismos días de entrenamiento que el infantil A.
Antropometría: baja en todos los componentes.
Disposiciones defensivas elegidas: Sistema primario, defensa 3:3 profunda. Primera línea en 9 metros y segunda línea en 12 metros. No hay cambios de oponente, se responde siempre en deslizamiento.
Sistema alternativo, defensa individual a 1/3 de pista.
Recuperar balón y arriesgar en el contraataque.
Todos los jugadores deben de pasar por todos los puestos específicos defensivos.
Defensa en inferioridad, 5:0 en basculación y profundo.

Compartir

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies