¡Árbitro pasivo!

0

¿Te crees capacitado para presionar al árbitro en cada acción del partido? ¿Para juzgar todas y cada una de sus decisiones? En cada partido de balonmano podemos comprobar la exigencia que se mantiene sobre los árbitros en todas las acciones, hecho que se ve incrementado en las categorías de base, esas en las cuales la formación debería ir delante de la competición misma, pero se ven salpicadas una vez tras otra por ese “run run” en la grada y desde los mismos banquillos que lo único que consiguen es trasladar una imagen lamentable de nuestro deporte y un ejemplo muy poco recomendable.

Hoy os traemos un pequeño cuestionario para que evaluéis vuestro nivel de conocimiento del reglamento. Las preguntas incluidas en el artículo han sido extraídas de la página HandballRuleTests: (las preguntas pueden contener una o más de una pregunta correcta).

1. Un jugador recibe una exclusión de 2 minutos por cometer una falta. Mientras sale del terreno de juego, insulta al árbitro, quien entonces le muestra tarjeta roja. El jugador se enfada tanto que golpea al árbitro. ¿Decisión correcta?

2. Contraataque del jugador A7. Cuando lanza a portería, el balón golpea en la cabeza del portero B12, que había saltado, y debido a ello el portero claramente se derrumba. El balón rechazado de la cabeza del portero va a A9 que está junto a la línea del área de portería y lanza el balón a la portería vacía. ¿Cuál es la decisión correcta, si el árbitro pita mientras el balón estaba sobre el área de portería antes de entrar en portería?

3. Justo antes del final del partido, B2 recibe el balón junto a la línea del área de portería del equipo contrario e intenta marcar un gol, pero es evitado por una falta. Antes que el balón abandone la mano de B2, suena la señal de final de partido. ¿Decisión correcta?

Se puede pensar que un árbitro debe ser totalmente conocedor del reglamento o que incluso debe ser infalible en un espacio de tiempo realmente corto, prácticamente instantáneo, pero todos somos humanos, sin embargo como en todas las profesiones, no podemos dudar que existen buenos y malos profesionales. Escudarse en absurdos corporativismos no hará ningún favor al gremio, sin embargo los que formamos la familia del balonmano tenemos que ser conscientes de que la crítica desde el desconocimiento del reglamento no repercutirá positivamente en una mejora del mismo.

Jugadores, entrenadores e incluso público deberían conocer el reglamento, puesto que el mismo puede aportar nuevas maneras de jugar, entender y observar el balonmano, sin embargo hablando siempre de categorías de base, el árbitro, juez de cada situación del juego, debe acercar el reglamento a los jóvenes jugadores de una manera “amigable y formativa“. Hay que respetar y cumplir las normas, pero también debería existir un criterio unificado en la aplicación de la norma. Mientras esto no ocurra, todos aquellos que somos ajenos a la gran dificultad que entraña el arbitraje, no seremos capaces de ponernos en la piel de aquellos que vienen a juzgar el cumplimiento de las reglas.

Compartir

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies